Bienvenido al lugar
Donde el Destino tiene la última palabra,
aún en contra del deseo de los Dioses.
Por eso mismo, ten cuidado;
No sea que esté en sus planes el retenerte aquí…
…para siempre…

miércoles, 17 de junio de 2015

Sobre las publicaciones


¡Hola a todos!

Vale, esta entrada debí publicarla hace un mes, pero mi estado de salud no ha sido precisamente el óptimo para estar sentada frente al ordenador: el lupus ha entrado en plan de guerra a fastidiar a mi cuerpo, y ahora tengo que lidiar con un gracioso cuadro epiléptico, así que ya se imaginarán, cero tele, cero música —sniff, sniff— y al mínimo la interacción con el ordenador.

Pero hoy me siento bastante bien así que aprovecho para colgar el anuncio.

 

Ya se están publicando los primeros capítulos de la segunda parte de la saga Destino, «Epidemia», si bien he de aclarar que esta no se ha terminado de reescribir, por lo que únicamente estaré publicando un capítulo al mes. Asimismo, los comentarios de quienes van leyendo dichos caps son más que bienvenidos, ya que en base a ello puedo ir modificando el texto antes de sacar una versión final. Así que porfis, porfis, porfis, comenten, que la idea de esto es mejorar la historia y, por supuesto, ayudarme en mi crecimiento literario. Tampoco pienso obligar a nadie a comentar, siempre he creído que a la fuerza ni los zapatos entran, pero sí quedaré muy  agradecida con quienes pasen a dejarme su opinión.

Los sitios en donde se estará colgando la historia son Potterfics y Wattpad. Sólo que en el primero, las escenas con contenido sexual explícito serán cortadas o modificadas, a fin de no quebrantar las normas. En esos casos pondré una nota de autor que advierta de que dichas escenas han sido cambiadas, con el objetivo de que quien desee leer el capítulo original, pueda buscarlo en la otra web (sorry, Potterfics, pero mea culpa no es)

Sin más, aquí les dejo los enlaces:

 

Destino 02: Epidemia (Potterfics):


 

Destino 02: Epidemia (Wattpad):


 

sábado, 20 de diciembre de 2014

«Porque el 5 es nuestro número»: ¡estamos de fiesta!

Por fin, y como ya se venía anunciando, llegamos al término de este maratón, culminando con el aniversario del blog «Detrás de la tecla». De más está decir que se agradece a todos los que colaboraron para llevar a cabo esta pequeña actividad, desde las entrevistadas hasta nuestra adorada diseñadora y, por supuesto, a todas las personas que se pasan por este blog y por el de su servidora, de verdad, mil gracias.
Y para no hacerlos esperar más, los dejo con el prefacio y la portada del segundo tomo de la saga Destino, «Epidemia», el cual, espero estar publicando en marzo del año que viene.
Un abrazo y, nuevamente, ¡gracias a todos por formar parte de la gran aventura!


Prefacio

Avanzó por la calle con la cabeza gacha. Aquella noche hacía un frío espantoso, de su nariz y boca brotaba un humillo blanco. Llevaba puesta la túnica más gruesa que tenía y aun así los huesos le dolían, la capucha sobre su cabeza ocultaba su rostro, a esas horas sin maquillaje.
Tropezó con un fragmento de ámbar suelto. Maldijo por lo bajo, las calles seguían sin ser reparadas, a pesar de la guerra haber terminado. «Necesitamos al resto de los guardianes», había declarado Astucieus Thrampe un par de semanas atrás en una conferencia de prensa, tras ser dado de alta del hospital central.
Pero la búsqueda y selección de nuevos Garque llevaba al menos seis meses y, en esos seis meses podían ocurrir muchas cosas: un levantamiento por parte de los seguidores de Tyr que aún quedaban, una crisis económica, una epidemia a causa de las condiciones deplorables en las que había quedado la ciudad, sin contar las enfermedades que podrían transmitir los escorpiones gigantes que merodeaban por ahí. Mas eso a los gobernantes de Cultre no parecía importarles, mucho menos si quienes pagaban aquello eran los de escasos recursos, como lo era en su caso y el de su familia.
Y era por eso que ella había decidido actuar. Los doctores le habían dicho que se trataba de alguna gripe extraña, pero no daban con qué medicamentos tratar a su madre. Tampoco es que tuviesen el dinero para que la viera algún especialista, tanto su hermana como ella trabajaban de sirvientas. Necesitaban ayuda, y ella la conseguiría como fuese.
Se detuvo delante de la puerta de su casa, la cual abrió con manos entumecidas por el frío. Entró, su hermana cuidaba de su madre aquella noche, por lo que podía hacer y deshacer en la vivienda sin ningún problema. De todas formas, se preocuparía por limpiar todo una vez hubiese terminado.
Encendió una flama con un chasquido de dedos. La estancia, de pocos muebles y adornos sencillos, lucía abandonada y polvorienta; un escenario perfectamente bien ambientado para lo que estaba a punto de hacer. Caminó hacia una esquina y se agachó, en busca de una loza suelta la cual no tardó en localizar y apartar, lo que dejó al descubierto un hueco de profundidad considerable. Poco a poco, extrajo del compartimento el material que le había tomado días recolectar: monedas de oro malditas, marcadas en el centro con una mancha de sangre; velas blancas, nuez moscada, salvia y tierra del cementerio.
Miró los elementos y tomó una profunda bocanada de aire. No podía echarse atrás. Tenía que hacerlo, por su madre, por su hermana. Agarró la bolsa con tierra y la esparció por el suelo, de tal forma que dibujó un círculo, dentro del cual fue a trazar un pentagrama invertido y en cuyo centro colocó la salvia y la nuez. Acto seguido, posicionó las velas en torno al funesto símbolo, delimitando un triángulo con una punta más larga que las otras. Después, encendió cada una de las velas y se colocó fuera del perímetro que marcaban, justo en la punta más alta del triángulo.
Comprobó que tenía las monedas malditas a un lado. Se estremeció, sin saber si era de frío o de miedo; el corazón le palpitaba con fuerza dentro del pecho, las manos le temblaban. Antes de que su consciencia la obligase a deshacer todo, hurgó dentro de su túnica y extrajo el pedazo de papel en el que había copiado el ritual, encontrado en uno de los libros del Templus.
—Ábranse las puertas del infierno —murmuró con la garganta seca—, porque las del cielo han permanecido cerradas. Ábranse y dejen salir al demonio, que en esta noche será mi guía, mi aliento…
Una brisa de aire gélido vino de ninguna parte e hizo temblar su flama y las de las velas, mas estas permanecieron encendidas, para su alivio. Volvió a respirar hondo a fin de reponerse, y continuó:
—… ven a mí, pequeña dasell, ven a mí y acepta mi trueque. Ayúdame a adquirir lo que deseo, ayúdame a encontrar mercancía sin igual. Porque he registrado hasta el más ínfimo de los rincones de este mundo y no he hallado lo que busco. Necesito de tu poderío, déjame ver esos tesoros que reservas para los grandes. No importa cuál sea tu precio, yo lo pagaré, así sea con mi propia sangre.
Se quedó callada y bajó el papel despacio. Las velas titilaban silenciosas, casi severas, como si le reprochasen el haber realizado la invocación. De pronto, la nuez moscada y la salvia parecieron explotar en una centella de luz negra que se disparó hacia arriba, la mujer dio un grito ahogado, a punto estuvo de irse de espaldas.
El resplandor menguó hasta apagarse, revelando una figura infantil, femenina, de lindos bucles rubios peinados en dos coletas. La niña no debía pasar de los seis siglos, de largas pestañas y ojos enormes de color miel, enfundada en un vestidito que la hacía parecer una muñequita.
Parpadeó desconcertada, dudosa en si había hecho la invocación correcta, pero entonces la niña sonrió, sus facciones dejaron de ser dulces y se convirtieron en perversas, a través de su maliciosa sonrisa la mujer pudo ver una hilera de dientecillos puntiagudos.
—No puedes salir del círculo —intentó amenazarla ella, aunque el tono quebrado de su voz jugó en su contra—. Las velas me protegen de ti y…
La diablesa dasell rodó los ojos.
—… me quemaría si intentase agredirte o salir del triángulo —dijo en un tono fastidiado, acorde con su apariencia—. Ya lo sé, mortal tonta. Así que hazme un favor y dime qué es lo que quieres para poder irme de una buena vez.
—Mi… mi madre está enferma —musitó la mujer con un nudo en la garganta—. Los médicos creen que es una rara gripe, pero no encuentran medicina que la alivie. Por favor —agregó y se bajó la capucha, sus ojos anegados en lágrimas brillaron con las luces—, necesito la cura, alguna planta o brebaje… —le enseñó a la diablesa las monedas—. Si esto no es suficiente, yo… haré lo que sea…
La dasell enarcó una ceja y la miró con desprecio.
—En realidad no, no es suficiente, pero quizás podríamos llegar a un trato. ¿Estás segura que harás lo que sea?
—Lo que sea —asintió ella con fervor.
—¿Cualquier cosa? —repitió la diablesa con brillo maléfico en los ojos.
La mujer se mordió el labio, insegura; mas no podía acobardarse, no si quería volver a ver sana a su madre, no si quería volver a ver a su hermana sonreír.
—Lo que sea —aceptó.
La diablesa ensanchó la sonrisa.
—Tira las monedas dentro del círculo.
La mujer obedeció y la dasell recogió las monedas cual perro abalanzándose sobre los restos de comida. Mordisqueó una y luego la lamió, para por último asentir complacida.
—Yo no puedo ayudarte —dijo con voz aguda. La mujer palideció—, pero puedo traer a quien sí tiene el poder para hacerlo.
— ¿A quién? —preguntó ella, cada vez más arrepentida de haber llevado a cabo aquella empresa.
La dasell rio entre dientes.
—Tú sólo di que sí —dijo y se balanceó inocente sobre sus pies, con las manos en la espalda; las monedas desaparecieron con un destello—. Si aceptas pactar con ella en vez de conmigo, verás a tu madre sana en menos de lo que un viejo muere infartado.
Rio de su propio chiste, divertidísima, a diferencia de su interlocutora que tragó en seco, su faz expresaba horror.
—Está bien —accedió—, aceptaré pactar con ella.
—No, no, tienes que decir: «está bien, tráela y aceptaré pactar con ella, sin importar nada». Ah, y debes apagar una vela.
La mujer cerró los ojos y apretó las manos sobre su regazo. Estaba a punto de condenar su alma, lo sabía. No necesitaba ser experta en magia negra para saber que aquella declaración salida de sus labios la ataría a quien quiera que fuese a traer la dasell. Más aún, si debía apagar una vela; aquello sólo significaría que el ente podría hacer y deshacer a sus anchas.
—Está bien —repitió con esfuerzo—, tráela y aceptaré pactar con ella, sin importar nada.
—¡Muy bien! —la felicitó la diablesa dando un saltito—. Ahora, apaga la vela.
—¿Cómo sé que no me matarás luego? —inquirió la mujer con el ceño fruncido—. Con una vela apagada se rompería la protección del triángulo y…
—No seas estúpida —le espetó la dasell—, nosotras no matamos animalejos como tú, al menos no por diversión. Bueno, a veces sí —reflexionó—, pero hoy no me apetece hacerlo. Ahora, apaga la maldita vela.
La mujer sopló y apagó la vela que tenía más cerca. Complacida, La diablesa volvió a soltar esa risita escalofriante y, antes de que su acompañante pudiese decir algo, desapareció tras una explosión de luz negra.
La mujer contempló el lugar donde antes había estado parada la dasell suelo ennegrecido y ni rastro de la planta o la nuez moscada. Seguramente le había tomado el pelo y no volvería. No, tenía que volver, si no, no se hubiese empeñado en que hiciese tan comprometedora declaración y, mucho menos en que rompiese el triángulo de protección.
De repente y para horror suyo, el resto de flamas se apagaron, incluida la que ella había convocado al principio. Chasqueó los dedos, mas la luz no volvió a encenderse; por el contrario la temperatura descendió un par de grados. Escuchó algo a su espalda y se volvió, asustada, tropezando con las velas y cayendo de trasero en el suelo, pudo sentir entre sus manos la tierra con la que había trazado la estrella y el círculo.
—¿Quién es? —preguntó con la voz vuelta un hilo—. ¡Déjese ver!
Y como si hubiese sido una orden, un par de ojos dorados se encendieron en medio de la penumbra. La figura alta y esbelta resplandeció con un aura siniestra, misma que reveló el vestido de seda, la piel pálida, el cabello castaño y… el tatuaje en forma de telaraña que le marcaba la faz.
—Pero querida, no tiembles —le dijo la recién llegada con timbre musical; la mujer sentía que un terror irracional le recorría las venas—, tranquila, soy quien ayudará a tu mami a sentirse mejor.


viernes, 19 de diciembre de 2014

«Porque el 5 es nuestro número»: imágenes y sinopsis pertenecientes al segundo tomo de la saga Destino


Atención: si no has leído el primer tomo, abstente de continuar, ya que tanto las imágenes como la sinopsis contienen spoilers.








Sinopsis


«La venganza es el manjar más sabroso condimentado en el infierno.»

Walter Scott


La guerra contra Tyr ha terminado. No obstante, Cultre está lejos de tener el esplendor que poseía. Se han iniciado las pruebas para elegir a los futuros Garque, y tanto los miembros del consejo supremo como el propio Bryant, esperan que Astucieus se haga cargo de la gubernatura de forma oficial y directa.

Pero no lo hace. El Segundo al mando se niega rotundamente a asumir el puesto de gobernador, y nadie entiende por qué. En contrapartida, sugiere a Elizabeth para el puesto, moción que es apoyada por el Dios de Dioses cultroriano.

Sin embargo, Beryl Wonna, hija de la afamada y difunta pitonisa Sheila Wonna, ha realizado una segunda profecía acerca del Monanti, y a Bryant le preocupa que esta vez, Elizabeth no logre salir con vida ya que, el consejo supremo le ha prohibido contactar con los guardianes durante el periodo de evaluación.

Pactos, secretos, un pasado que vuelve para hacer tambalear al presente, y mientras tanto, alguien confabula una venganza, importándole poco si debe romper algunas cuantas reglas, o si ha de desatar una epidemia en Cultre con tal de conseguir su objetivo: asesinar a cierta chica de ojos zafiro y cabellera color azabache.

jueves, 18 de diciembre de 2014

«Porque el 5 es nuestro número»: entrevista a Yunnuen González.



¡Lindo día, mis maléficos scorfil!

Y para proseguir con las entrevistas, y cerrar con broche de oro, les traigo las respuestas que la escritora y lectora, Yunnuen González, ha compartido con nosotros para este blog.

Nota: si aún no te lees la novela, por favor, abstente de continuar, porque las respuestas de esta entrevista contienen spoilers.

  1. ¿Cómo definirías Cultre? ¿Cómo ha sido la experiencia de leer esta obra para ti?
     Una maravillosa historia en donde se mezcla la magia y realidad. Al principio no entendía muy bien la historia pero una vez que conocí a los personajes y seguí leyendo, la historia me gustó mucho y quedé insatisfecha por tener que esperar a que la segunda parte fuera escrita.

  1. ¿Personaje favorito? ¿Por qué?
     Curiosamente, me gustó mucho uno cuya participación en la historia fue mínima: Raynard Home. Me sorprendió mucho el giro que tuvo el personaje al final. A pesar de que había algunos indicios de su verdadera lealtad, siempre tuve la idea de que solo estaba a la hora equivocada y en el momento equivocado, pero no fue así. Y me hubiera gustado saber más de él.

  1. ¿Cuál ha sido el personaje que menos te ha gustado? ¿Por qué?
     Bryant llegó a desesperarme por momentos. A veces es imposible salvar a todo mundo.


  1. ¿Alguna escena que te haya gustado mucho / te haya dejado pasmado / con la boca abierta?
     Me gustó mucho cuando Bryant vino a nuestro mundo, al pueblo de Sleepy Hollow.


  1. ¿Escena o acontecimiento que te haya hecho llorar, te exasperara o te pusiera de los nervios?
      Durante la pirámide. ¡En serio! Quería brincarme todos esos niveles que tuvieron que cruzar Bryant y Elizabeth. No fueron aburridas pero si me pusieron los pelos de punta porque creía que nunca saldrían vivos de ahí.

  1. ¿Parte o aspecto de la obra en sí que, a tu criterio, debería ser trabajado y mejorado para futuras entregas? (personajes, diálogos, descripciones, etc.)
        Quizás en las descripciones. Creo que fue un poco innecesario describir al detalle las indumentarias de los personajes.


  1. ¿Si pudieras cambiar algo de la trama / los acontecimientos acaecidos en Cultre, qué sería?
        Nada. El universo está muy bien construido. Los giros fueron lo mejor de la historia porque llegó un momento en que desconfiaba de todo mundo.


  1. ¿De qué lado estarías? ¿Con los Garque o con Tyr? ¿Por qué?
     Por el momento, con los Garque. Pero sé que siempre se debe conocer las historias de ambos bandos. Espero que conozcamos un poco más de Tyr en el segundo libro.

  1. ¿Cuál sería tu animal característico?
     El halcón.


  1. Y por último, ¿algunas palabras que quisieras dedicarle a la autora de este libro?
       Espero que podamos disfrutar la segunda parte del libro muy pronto. Sé que lo disfrutaré mucho más ahora que conozco bien el mundo que has creado. Sigue trabajando y mucha suerte en todo lo que escribas.

 
¡Mil gracias a Yunnuen por concedernos la entrevista!, a pesar de que sabemos que cuenta con una agenda bastante apretada ;-) Los Garque y su servidora también le desean toda la buena vibra con sus escritos n.n

Y bueno, por hoy terminamos con los interrogatorios, nuevamente gracias a las tres lectoras que dedicaron cinco minutos de su tiempo para contestar a las preguntas, sepan de antemano que tendré en cuenta sus recomendaciones y que agradezco enormemente sus palabras de aliento.

Por hoy me despido, no sin antes recordarles que mañana serán reveladas tres imágenes alusivas al segundo tomo de la saga, y quizá, anexe otra sorpresita. ¡Alerta permanente!

miércoles, 17 de diciembre de 2014

«Porque el 5 es nuestro número»: entrevista a Nea Poulain


¡Buen día, gente de Cultre!

Y para continuar con el calendario colgado ayer, hoy les traemos la entrevista hecha a Nea Poulain, ávida lectora y administradora del blog «Divagaciones de una Poulain».

 

Nota: si aún no te lees la novela, por favor, abstente de continuar, porque las respuestas de esta entrevista contienen spoilers.

 


  1. ¿Cómo definirías Cultre? ¿Cómo ha sido la experiencia de leer esta obra para ti?

    Cultre es una mezcla de culturas que, aunque a simple vista parecen no encajar, acaban haciéndolo de una manera extraordinaria. Esa es mi manera de definir Cultre, porque, más allá de las aventuras y la magia, lo que primero me sorprendió del libro es la unión de las culturas.

    Como experiencia, me agradó la primera vez que lo leí, aunque reacuerdo que no entendía nada y me forzaba a seguir leyendo porque el mundo en el que estaba situada la historia me parecía atrayente, hasta que las piezas empezaron a cobrar sentido en mi cabeza. Desde entonces lo he vuelto a leer unas cuantas veces más y, aunque ya no guarda tantas sorpresas como la primera vez, sigue siendo agradable.

     

  2. ¿Personaje favorito? ¿Por qué?

    Bryant, me gustaba que no pareciera el prototipo de héroe protagonista de este tipo de novelas, y me agradaban sus dilemas y la manera que tenía de salir de los problemas. Además de que, como cualquier persona, también cometía errores, aunque algunos eran más fatales que otros.

     

  3. ¿Cuál ha sido el personaje que menos te ha gustado? ¿Por qué?

    Juliette. Como personaje siempre hubo una parte que me hizo dudar de ella, pero… dios, ¡realmente llegué a odiarla! ¡Incluso más que a Tyr! Supongo que eso habla bien de ella, porque no me gustaba, precisamente porque me hacía sentir furiosa, quería meterme entre sus páginas y matarla.

    Personajes que realmente no me gustaban porque no me hacían sentir gran cosa o me dejaban indiferente… diría que Elizabeth. La pobre quizá no tenga la culpa, pero es que yo nunca le he guardado mucho cariño a los Elegidos.

     

  4. ¿Alguna escena que te haya gustado mucho / te haya dejado pasmado / con la boca abierta?

    Había una al inicio de la novela, no recuerdo si era exactamente una persecución o una emboscada, pero para el final, parecía que Bryant estaba muerto y de alguna manera me sorprendió porque realmente me permití dudar y creer que estaba muerto. En las novelas de aventuras, por alguna razón, siempre me encuentro con alguna treta parecida y casi nunca la creo, pero… hacerme creerla, fue un buen punto de inicio para la novela.

     

  5. ¿Escena o acontecimiento que te haya hecho llorar, te exasperara o te pusiera de los nervios?

    Cuando Bryant vuelve a por Elizabeth, toda esa secuencia me ponía triste y me exasperaba a partes iguales, porque había anticipado un error por parte de Bryant, pero no uno de esa magnitud.

     

  6. ¿Parte o aspecto de la obra en sí que, a tu criterio, debería ser trabajado y mejorado para futuras entregas? (personajes, diálogos, descripciones, etc.)

    Para mí, algunas descripciones, sobre todo las que tienen lugar en nuestro mundo, siento que allí faltó un poco.

     

  7. ¿Si pudieras cambiar algo de la trama / los acontecimientos acaecidos en Cultre, qué sería?

    El arco argumental de Lluc. Realmente es un personaje que, para mí, merecía mejores cosas, pero… quizá eso sólo lo digo porque me agradaba.

     

  8. ¿De qué lado estarías? ¿Con los Garque o con Tyr? ¿Por qué?

    Definitivamente, con los Garque. No tuve ni que pensarlo. Aunque en general los malos siempre me inspiran un poco de simpatía —por ser incomprendidos o por ser genios en elaborar planes malvados—, Tyr sólo me hacía desear aplastarlo. Me quedo con los Garque, gracias, aunque ellos también tienen sus propios problemas.

     

  9. ¿Cuál sería tu animal característico?

    Me gustaría algún tipo de felino, siempre me han impuesto respeto y, por alguna razón, me parecen animales increíblemente elegantes (además de soberbios). Me quedaría con un tigre, o una pantera.

     

  10. Y por último, ¿algunas palabras que quisieras dedicarle a la autora de este libro?

    Que no deje de crear mundos tan maravillosos como los de este libro. Y, sobre todo, que una vez creados, no deje de llenarlos con historias maravillosas.

 

¡Un millón de gracias a Nea por la entrevista!

Y a todos en general por leer, un abrazo especial a toda la gente de Potterfics que ha seguido y que sigue la historia desde allí.

Un saludo y, ¡nos leemos en la entrevista de mañana!